Las niñas y los niños del Tamarindo: Imaginando un futuro más esperanzador

Las niñas y los niños del Tamarindo: Imaginando un futuro más esperanzador

For the English version, click here

Lxs niñxs del Tamarindo

Imagen cortesía de CONPAZ

La semana pasada la comunidad del Tamarindo se enfrentó una vez más con el riesgo de un desalojo inmediato de las tierras donde han vivido unas 130 familias desde los finales de la década de 1990. El 9 de abril, hubo una reunión en la cual se decidieron avanzar con una acción de desalojo para El Tamarindo, a pesar de que todavía no han cumplido con las condiciones de reasentamiento garantizadas a la comunidad como víctimas del conflicto armado. El plan fue a presionar la comunidad a aceptar uno de tres propuestas de reasentamiento—de las cual cada una desconoce la identidad y vocación de la comunidad como campesinos y su requisito de un reasentamiento colectivo.

Lxs niñxs del Tamarindo

Imagen cortesía de CONPAZ

Mientras tanto, en El Tamarino la comunidad celebró el 12 de abril como un día de las niñas y los niños, para “dejar volar la imaginación.” Pasaron el día con juegos, arte, canciones, risa, y sonrisas. A través de las actividades creativas, lxs niñxs manifestaron el trauma que los desalojos anteriores han quemado en su memoria colectiva. Las palabras que hablaron, y los dibujos que hicieron revelaron una realidad de inseguridad y miedo, en las relaciones de sus familias con la tierra son todo para ellxs, pero entienden que pueden perder todo en cualquier momento. A la vez, lxs niños expresaban su fuerza, elevando cometas y hablando de su esperanza para un futuro en el cual pueden vivir felices con sus familias como una comunidad, trabajando la tierra, y cuidando los animales.

Lxs niñxs del Tamarindo

Imagen cortesía de CONPAZ

En gran parte debido a flujo de apoyo para la comunidad del Tamarindo (véase la Acción Urgente de Amnistía Internacional aquí), el proceso de desalojo queda suspendido por el momento. Sin embargo, la ubicación del Tamarindo en una Zona Franca significa que la presión para sacar la comunidad de la tierra prematuramente solamente continuará. Lxs habitantes del Tamarindo ya han construido una propuesta comprehensiva para su reasentamiento. Ahora es la responsabilidad de las autoridades respetar los derechos de la comunidad a vida, tierra, y dignidad en asegurar que las condiciones de la propuesta sean cumplidas. En palabras de un niño la semana pasada, “Yo quiero la paz, y no quiero que me desalojen la casa, y quiero ser feliz en mi parcela.” No es mucho pedir.

Lxs niñxs del Tamarindo

Imagen cortesía de CONPAZ

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *