DESHARMONIZADO POR LA GUERRA, POR MINAS QUE ASESINAN Y MUTILAN Y POR EL CONTROL PARAMILITAR QUE COINCIDE CON LOS INTERESES DEL MERCADO GLOBAL, LA AGROINDUSTRIA, LA MEGAMINERÍA Y EL NARCOTRÁFICO

Agosto 29 – Septiembre 3, 2021

English Here

Fotografía Jesús Abad

Durante 5 días y en respuesta al Llamamiento público hecho por sectores eclesiales ante la grave crisis humanitaria que padecen pueblos originarios, comunidades negras y comunidades campesinas en distintas regiones de Colombia, medio centenar de personas comprometidas con el evangelio de la vida, con la defensa de los Derechos Humanos y la protección de la casa común, liderada por obispos, sacerdotes, religiosas, laicos y pastores de las iglesias, católica, Luterana y  presbiteriana,  el movimiento Laudato Sí, la red Convida 20, con el acompañamiento de Operazione Columba de Italia, FORPP, FOR Austria, además de las autoridades tradicionales, profesores, guardia indígena, jaibanás y comuneros del territorio originario en los resguardos del pueblo Emberá Eyábida, Popalito – Tascón, Nutria – Tascón y La Blanquita – Murrí, se desarrolló la MISIÓN HUMANITARIA, misión de acompañamiento, escucha y visibilización sobre la grave situación de vulneración de Derechos Humanos, derechos étnico territoriales, infracciones al DIH, así como el impacto en la pervivencia física y cultural del pueblo Emberá en los municipios de Dabeiba y Frontino, Departamento de Antioquia

LO OBSERVADO:

El recorrido en autobús desde Medellín hasta el sector conocido como Tascón

en el municipio de Dabeiba, en un tramo de 250kmsobre la CARRETERA PANAMERICANA, columna vertebral del modelo económico global en América Latina, respuesta al gran proyecto del BID y el Banco Mundial, denominado IIRSA (integración de infraestructura regional Sur Americana) que garantiza la conectividad vial con puertos y zonas estratégicas para la explotación de bienes comunes (agua, bosque, semillas), al servicio del mercado global y del modelo de desarrollo extractivista, evidencia la desarmonización y el exterminio físico y cultural que impone el modelo económico capitalista,  neoliberal y su concepción de “desarrollo”, en la región del Urabá Antioqueño, Chocoano y cordobés.

La multimillonaria inversión para modernizar vías, habilitar puertos de competitividad global, mover millones de toneladas de materias primas fruto del modelo agroindustrial, extractivista, así como de mercancía importada, deja ver la insostenibilidad del modelo económico que produce mucho crecimiento económico, pero que contrasta con las condiciones de exclusión social, miseria y esclavismo en la gran mayoría de pobladores, así como el exterminio físico y cultural de pueblos originarios como el Emberá Eyábida y su territorio biodiverso.

En plena sintonía con el modelo de desarrollo implementado en la región, se observó fuerte presencia institucional, fuerza pública (policía y ejército nacional) y sin embargo a  lado y lado de la vía panamericana, así como en los caseríos y poblados pudimos observar los anuncios de “AGC PRESENTE”, experimentamos cómo a pesar de las cartas de aviso enviadas a autoridades civiles y militares informando de la misión, a pesar de ello, fuimos abordados por “civiles” que abordo de motocicletas y vehículos de alta gama, intimidaron e intentaron impedir el paso de la misión humanitaria por la vía pública, así como el ingreso a territorios étnicos que gozan de especial protección.

Durante los días de acompañamiento interreligioso, se conoció del hecho en que dos agentes de policía perdieron la vida, luego de que los paramilitares del Clan del Golfo, detonaran una carga explosiva al paso del vehículo policial.

Al cruzar el bello río Sabaletas, donde es necesario usar caballo para atravesar sus cristalinas aguas, pudimos observar las consecuencias de la principal pandemia que desarmoniza el planeta y a la que tienen que resistir los pueblos originarios, la Corrupción desde las instituciones del Estado, un puente de interés social cuyos recursos fueron aprobados, pero que apenas se inició, es ahora un monumento a la corrupción y a la impunidad.

En torno a lo ambiental, pudimos observar que el caudaloso Río “Sucio”, refleja el nivel de contaminación y afectación a la diversidad biológica, fruto del modelo agroindustrial y minero, mientras que ríos como el Amparradó, Sabaleta, Nutria, La Blanquita, El Cuevas, son muestra del respeto al territorio biodiverso y el cuidado con la casa común, gracias al plan de vida que promueve el pueblo Emberá, y que pervive pese a la violencia estructural que les condena al exterminio, al confinamiento y a la esclavitud.

Al rastrear sobre los intereses económicos que están detrás del conflicto armado en este territorio, encontramos que sobre esta área se adelantaron de manera inconsulta con las comunidades varias solicitudes de concesión de títulos mineros, algunos de los cuales están en etapa de explotación y otros tantos en exploración.

LO ESCUCHADO:

La hospitalidad emberá y su gratitud por la presencia y el acompañamiento en el territorio dado el actual contexto, se tradujo en la confianza para compartir testimonios de resistencia, de la afirmación de su autonomía, su espiritualidad e identidad cultural, para compartir los miedos por tantas afectaciones al territorio, a sus mujeres, a sus NNA, a sus jóvenes, a sus jaibanás, a sus autoridades tradicionales, a sus guardias y a sus profesores.

Sus relatos comienzan diciendo que hay mucho miedo en el territorio, miedo por la presencia de AGC, miedo porque hay minas antipersona sembradas por el ELN, miedo porque las AGC sin permiso y sin autorización llegan a las comunidades, se instalan en la escuela con sus armas y también siembran minas, miedo porque retienen el mercado y los señalan de llevarlo para la guerrilla, miedo porque le ofrecen trabajo al Emberá, especialmente a los jóvenes. Hay mucho miedo para salir a pescar, a cacería y a cosechar el maíz o el banano, el Emberá está aguantando hambre.

Los más adultos afirman que desde los años 80 han resistido con presencia armada en el territorio, primero llegaron las guerrillas del EPL y las FARC E-P, luego en los años 90, los paramilitares que no han salido del territorio, primero como AUC y ahora como AGC. Las mujeres dicen que les da mucho miedo ver hombres armados, no hay libertad para caminar el territorio. Las AGC amenazan diciendo que, si algún Emberá colabora con guerrilla, obligatoriamente deben ingresar con ellos.

La oferta para el Emberá es que siembre coca, apoye la minería y autoricen construcción de una represa sobre el río Amparradó.

Adjuntamos al presente informe de llamamiento público de SIZOCC, https://www.cec.org.co/sites/default/files/Llamamiento%20M%20Madre%20Laura%2020%20julio%202021.pdf

La declaración de SIZOCC en el marco de la rueda de prensa convocada al término de la misión. https://www.instagram.com/p/CTgDFeogvh-/?utm_medium=share_sheet

Los artículos escritos por el periodista Miguel Estupiñán, columnista del Espectador, quien participó de la misión. https://www.religiondigital.org/miguel_estupinan-_corresponsal_en_colombia/Catolicos-luteranos-presbiterianos-defensa-indigenas_7_2375232466.html, https://www.religiondigital.org/miguel_estupinan-_corresponsal_en_colombia/Frontino-Dabeiba-crisis-humanitaria-ecumenica_7_2376132370.html, https://www.religiondigital.org/miguel_estupinan-_corresponsal_en_colombia/sueno-territorio-indigena-occidente-antioqueno_7_2376432350.html, https://www.religiondigital.org/miguel_estupinan-_corresponsal_en_colombia/embera-guardian_7_2376732320.html

El artículo de análisis urbano. https://analisisurbano.org/la-serrania-del-abibe-y-el-nudo-del-paramillo-la-republica-independiente-de-las-agc/159690/

LO SOLICITADO:

Autoridades tradicionales y comunidad en general preguntaron durante la misión humanitaria: ¿En qué nos pueden apoyar para que los armados salgan del territorio?

¿Cómo nos pueden apoyar y acompañar para proteger nuestro territorio, nuestra vida y nuestra identidad cultural?

 

Ante la gravedad de lo observado y escuchado, el conjunto de iglesias y organizaciones de acompañamiento  de la misión SIZOCC, valoran la necesidad de concretar acompañamiento con presencia física, apoyo político y acciones de incidencia  nacional e internacional que redunden en garantías de protección para el pueblo Emberá, las comunidades campesinas y afrocolombianas de Frontino y Dabeiba, acompañamiento que tendrá como prioridad la pervivencia física y cultural del pueblo Emberá, el fortalecimiento del plan de vida de la mesa interétnica en la Blanquita Murrí y el plan de salvaguarda del pueblo Emberá Eyábida, incluyendo la protección al territorio con toda su Biodiversidad.