COMUNICADO OFICIAL, VISITA DE ACOMPAÑAMIENTO AL CASO DEL OBJETOR DE CONCIENCIA JEFFERSON SHAYANNE ACOSTA ORTÍZ

Notes from the Peace Community: FORista Writes Home After Leaving Urabá

by FORPP Accompanier Gale Stafford

Para español, haz clic aquí

October 20th, 2014

Dear Friends,

I’m back, I swear I haven’t dropped off the face of the earth! (Or even permanently left Colombia!). It’s a busy time, but considering that I found a drafted email to you all from July that I felt was late then, I figure now is about as good a time as any to update you as to how things have been going (since May… almost six months ago…).

So May and June together almost marked the end of my time in the Peace Community. In the end of June, I had an unfortunate pair of incidents of theft of my bag (read: every important document, camera, and notebook, plus a couple other sacred objects – I’m physically fine, just irritated and a little shallower, wallet-wise) plus bug bites serious enough to need to get treated and healed a bit, and so got sucked to the big city of Bogotá for a couple of weeks to get everything in order. From there I had a brief return to the rural Community area, followed by a wonderful visit from my dear friend Heather, another brief stint in the Community, and zipped back to Bogotá. Since then it’s been a bit of a whirlwind, and I just haven’t gotten to scribble down my latest thoughts.

UNTIL NOW!

So because it is absolutely, utterly impossible for me to even summarize everything that has gone on in the last six months (sideways lookinatchu, stolen journal…), I’m going to take the remainder of this email recounting about the end of my time in the Community, and will tell more about things afterwards, and life in Bogotá, starting next time. So below, in no particular order, are notes in homage to and reflection on the nine months of my life in the village of La Unión, part of the Peace Community of San José de Apartadó. And after re-reading it, I’m realizing it’s a little epic again. Oops. It has been six months, so there’s that… Anyway.
READ MORE >>>

Apuntes de la Comunidad de Paz: FORista escribe a casa después de salir de Urabá

por Gale Stafford, acompañante de FORPP

For English, click here

El 20 de octubre, 2014

Queridxs amigxs,

Ya volví, y ¡les prometo que no me he caído del superficie de la tierra! (¡Ni salido permanentemente de Colombia!) Es un tiempo ocupado, pero considerando que encontré un ensayo a todxs ustedes del julio que me sentía estaba ya atrasado ahí, creo que ya es hora tan buena como cualquier otra a actualizarles de cómo me han pasado las cosas (desde mayo… hace casi seis meses…).

Entonces mayo y junio juntos casi marcaron los finales de mi tiempo en la Comunidad de Paz. A finales de junio, tuve un par de indicentes desafortunados del robo de mi bolso (lean: cada documento importante, cámara, y cuaderno, más unos otros objetos sagrados – estoy bien físicamente, solo irritada y un poco menos profunda, de manera billetera) más unas picaduras tan graves que necesitaban tratamiento y un poco de curación, y entonces me mandaron hasta la gran ciudad de Bogotá por unas semanas para arreglar todo. De ahí tenía una vuelta breve al área rural de la Comunidad, seguida por una visita maravillosa de mi amiga querida Heather, otro tiempito en la Comunidad, y me fui de una de regreso a Bogotá. Desde ahí ha sido un poco torbellino, y solo que no he podido garabatear mis pensamientos más recientes.

¡HASTA AHORA!
READ MORE >>>

A Matter of Recognition

by Alejandro Parra of ACOOC, translated by Gale Stafford of FOR Peace Presence

Para español, haz clic aquí

Mariopremio

Mario (third from right) with the other winners of the 2014 Muhammad Ali Award

On Saturday, September 27 in Louisville, Kentucky, 22-year-old Colombian conscientious objector Mario Andrés Hurtado Cardozo received the Conviction Award granted by the Muhammad Ali Center. This recognition is given to young adults under 30 years old who stand out for their work in social justice and the defense of human rights in diverse countries of the world.

Mario was selected among many others nominated in Latin America, due principally to his decision to refuse to be trained for war and to work for the rights of young people from working-class areas. These youth are the main target of recruiting by all of the armed groups in Colombia, including the country’s own army, the force which most ropes young people into the war in the form of obligatory military service.

Mario refused the obligatory military service; instead he opted to work for Hip Hop con Jóvenes (“Hip Hop with Young People”) of Soacha, the municipality of Colombia that receives the largest population of people displaced by violence. He also accompanied the denouncements of mothers who lost their children as a consequence of “false positives,” a practice of the army that consists of killing innocent civilians and then dressing them in uniforms of the armed guerilla faction in order to present them as “killed in combat” and therefore claim rewards. These types of actions have left 4,200 victims in the country, of which only 14% have been recognized as such and been financially compensated by the State[1]. After his work in Soacha, Mario joined the Acción Colectiva de Objetores y Objetoras de Conciencia (Collective Action of Conscientious Objectors), where he currently works as a legal counsel and defender of youth in risk of recruitment who, like him, denied military service.

However, there is a serious irony in Mario’s recognition, as in cases of many conscientious objectors throughout history. While other countries recognize his conviction and contributions towards constructing a peaceful society, in his own country, Mario is far from being recognized, and is rather ignored to the point that legal action is necessary in order to guarantee his right to conscientious objection. And now that he is finally able to practice this right, Mario is ostracized for his decision, as if the State wishes to sanction him for claiming that he can serve the country without needing to carry a weapon and be trained for war.

Just like the rest of Colombia’s conscientious objectors, because he has denied military service, Mario cannot claim his Law degree, nor can he practice as a lawyer. This is due to the fact that Mario has refused to carry a military booklet. In Colombia, military booklets are a type of mandatory identification young men are required to have, defining their military status and service. Because Mario has refused to carry one, no business or social entity can contract him, given that the State would impose economic sanctions for hiring a young person without said document.

It is contradictory that a government that says it is going for peace not only continues recruiting thousands of young people for the war, but furthermore, makes civil sanctions through the denial of fundamental rights to education and work to those who decide not to take part in it. “In Colombia it is much more profitable to have a gun than a professional title,” affirms a conscious objector who does not understand how the State offers higher education, economic grants and places of work for guerrillas or paramilitaries who, after having been part of the war, decide to demobilize. This is all while the very same State takes away the fundamental rights of the young people who have never shot against another Colombian and refuse to be trained to have to do it. Instead, it applies quantitative fines that, in the majority of cases, turn out to be impossible for conscientious objectors to pay because with their condition as objectors, they cannot even count on having a decent job.

However, conscientious objectors believe that it is more than the fact that the State does not want to recognize their political right and sanction to those who manage to be recognized as such. Really this is what they say that hides the profound fear that one day, the number of young people who make use of the right to objection will grow exponentially, obligating the State and the military forces to recognize something which they have always tried to deny: that the majority of young Colombians don’t want to take part in the war, and don’t believe in an anachronistic, discriminatory, and obsolete model of obligatory military service.

The amount of young Colombians linked with the public forces are around 412,000[2], at the same time the Army Recruitment Command proposes that the number of draft dodgers is around 800,000[3]. In any other social State of law, the military forces would have admitted that there is a serious problem that exists with the model of military service by now, given that the number of young people who disobey the law are double those who see themselves as obligated to submit to it. In Colombia they insist on treating those who refuse to take part in the war as delinquents, but they recognize and prize the combatants with all kinds of privileges and options for the citizens’ army.

What would Austrian suffragist Berta Von Suttner think? With her book Lay Down Your Arms!, she not only inspired the creation of the Nobel Peace Prize, but also was the first woman to receive said recognition. What would she say upon seeing that 100 years later the same Prize was awarded to the President of the most potent military power of the world? Upon learning that today, from the same office where the Prize is exhibited, he ordered the bombing of innocents with the excuse of controlling a fabricated enemy as the means to his necessities?

The recognition that today they give to this Colombian objector on an International level is an important deed –  it seeks to focus the attention on the necessity of transforming the absurd military logic that reigns in society, hoping that one day those who seek peace will be the model to follow, and not the citizens that the State insists on sanctioning and pursuing.

 

FOR Peace Presence provides protective and political accompaniment to ACOOC, and nominated Mario to the Muhammad Ali Center for the award in Conviction.

 

 

[1]Human Rights Watch’s World Report 2014 notes that, “as of June 2013, the Human Rights Unit of the Attorney General’s Office had been assigned investigations into 2,278 cases of alleged unlawful killings by state agents involving nearly 4,000 victims, and had obtained convictions for 189 cases.” (http://www.hrw.org/world-report/2014/country-chapters/colombia?page=2) In early 2014 the Attorney General’s office stated it is investigating cases involving 4200 victims. Many additional cases are being pursued in the regional offices of the Attorney General’s offices and unknown numbers of other cases.

[2]http://www.elpais.com.co/elpais/conflicto-armado/graficos/infografia-cuanto-le-cuesta-conflicto-armado-pais

[3]http://www.senalradiocolombia.gov.co/noticia/en-el-pa-s-cerca-de-800-mil-j-venes-evaden-el-servicio-militar

Tormentas en La Unión, Comunidad de Paz

Click here for English

De repente, la vida en La Unión, parte de la Comunidad de Paz, puede convertirse en turbulenta. Las cosas han estado muy tranquilo recientemente, entonces la mayoría de los disturbios vienen en la forma de una manada de caballos quienes han organizado sus propias carreras corriendo por la casa, o intentando a ubicar el helicóptero encima pero encontrando solamente un colibrí o dos bien ruidosos. Pero a veces los disturbios cambian en huracanes y son un poco menos maravillosos.

El miércoles pasado y hasta el jueves golpeó una tormenta enorme en La Unión. La lluvia caía en cortinas en los techos de zinc y creaba un enrejado de quebradas miniaturas entre todas las casas. Los vendavales arrancaron por el caserío, sacando cosas y tumbándolas, mientras que los relámpagos golpearon por lo menos dos secadoras. La Unión ya sigue sin luz por más que 13 días.

El mismo miércoles, una tormenta de otra variedad llegó cuando los primeros diecisiete soldados de la Brigada Móvil 24 pasaron por La Unión. Ni unos minutos después, más llegaron a través, y más. En total, sobre 50 pasaron por el caserío.

La Comunidad de Paz se fundó hace más que diecisiete años por principios específicamente removiendo a los miembros de la Comunidad del conflicto. Incluye no provenir ningún apoyo logístico a ningún actor armado ni tenerlos dentro de espacios comunitarios, no tener ni apoyar armas de ningún tipo y decir “no”a la injusticia y la impunidad. En el medio de una de las zonas más calientes, más combativos de Colombia, la Comunidad se unió y declaró que los miembros eran afuera, y respetuosamente pidieron que desde allí, los actores de cualquier grupo armado eviten el área. Se consedó medidas primero cautelares, y entonces provisionales de la Corte Interamericana que las protegen y validan este estándar. La última vez que demoraban unas fuerzas militares en frente de las casas de La Unión fue hace sobre seis años.

Esta vez los soldados pasaron justamente como otro hurracán. Cuando representantes de la Comunidad y acompañantes de FOR, quienes también viven en La Unión, fueron para hablar con unos de ellos, sus líderes hablaron en tonos respetuosos mientras reconocer que aunque habían visto las vallas de la Comunidad antes (que marcan la tierra y listan los principios de la Comunidad), eligieron de todos modos caminar por allí. Dijeron que estaban esperando apoyo de uno de sus soldados, quien estaba enfermo, y que lo habían dejado en el otro lado del caserío. No importa que esta era todavía la tierra que trabaja la Comunidad, y que no eran permitidos estar allí incluso antes de que se enfermaba. Cuando uno de los grupos más pequeños paró para descansar cerca de la malla, pero todavía dentro, y de nuevo les hablaron, unos soldados se disculparon por estar en la Comunidad. Otros se negaron de disculparse y declararon, “¡Este es Colombia!”y “Lo que pasa al enfermo es responsabilidad de ustedes.” Cuando otro soldado empezó a cruzar, después de la mayoría de su tropa había ido, y se acercaron aún más miembros de la Comunidad, postuló, “Bueno, los otros pasaron por aquí, entonces yo, también,” y así hizo.

La Comunidad de Paz significa justo eso – un espacio por la no guerra. Según la teoría de la Comunidad, donde hay un grupo de actores armados, incluso militares, seguro que siguen los otros grupos armados. Para evitar el conflicto, la Comunidad ha escogido evitar los actores armados totalmente, y en vez de eso convivir y trabajar juntos, para crear la paz que ven por este mundo. Y después de diecisiete años de declararse así y vivir sus principios, todavía hay violaciones de sus esperanzas y sus derechos.

COMUNICADO OFICIAL, VISITA DE ACOMPAÑAMIENTO AL CASO DEL OBJETOR DE CONCIENCIA JEFFERSON SHAYANNE ACOSTA ORTÍZ

Click here for English

Una vez más se verifica que no existen garantías para ejercer el derecho a objetar en el ejército.

 

El pasado viernes 11 de julio, a las 2:30 pm, dos integrantes de la Acción Colectiva de Objetores de Conciencia y dos acompañantes internacionales de FOR (Peace Presence), nos reunimos con el Coronel Zambrano, el Teniente Alarcón y el Mayor Medina, todos integrantes del Batallón Reveíz Pizarro ubicado en Saravena Arauca.

Los objetivos de la reunión eran 1. Verificar la situación y las condiciones en las que está ejerciendo su derecho fundamental Jefferson Shayanne 2. Notificar a los responsables del batallón, sobre el acompañamiento que se le viene dando 3. Notificar a los responsables del batallón sobre las recomendaciones nacionales e internacionales para el ejercicio del derecho que deben respetar 4. Realizar la entrega del material de intendencia que le fue asignado a Jefferson Shayanne, toda vez que en su calidad de objetor de conciencia, no puede ser forzado a portar uniforme o portar un arma.

Con relación a estos objetivos a partir de nuestra visita podemos concluir que:

Las condiciones en las que está ejerciendo su derecho Jefferson Shayanne, son claramente adversas a su situación como objetor y no generan ninguna garantía para su derecho. En primer lugar, desde que Jefferson manifestó su condición de objetor e hizo pública su declaratoria, su derecho ha sido coaccionado y Jefferson ha sido cuestionado en virtud de sus razones constantemente. Aún en presencia de nosotros, el Coronel Zambrano inquirió a Jefferson preguntándole que haría si “el enemigo” atacara el batallón justo en ese momento; “Yo me escondo” fue la respuesta de Jefferson, afirmación que desconcertó a los militares presentes, mientras nosotros les recordábamos precisamente con base en dicha afirmación, que Jefferson en estos momentos no es un soldado, sino un objetor de conciencia, que está siendo retenido contra su voluntad en una instalación militar.

Dentro de la coacción al derecho, también verificamos que el trato que se le ha dado a Jefferson ha sido el de un soldado, omitiendo las constantes interlocuciones en las que Jefferson ha buscado dejar clara su negativa a estar en el batallón por ser objetor de conciencia. En palabras del Coronel Zambrano, “Jefferson es soldado desde el momento mismo que lo inscribieron en el registro como tal y no puede ser tratado de otra forma”.

Una vez fueron verificadas las condiciones adversas que no permiten la garantía del derecho, los militares presentes, fueron notificados de nuestro acompañamiento y de las recomendaciones nacionales e internacionales que existen para la protección del derecho, sin embargo, pese a la notificación, el Coronel Zambrano dejó claro que ellos solo respetarán dichas recomendaciones hasta cuando les llegue una orden certificando que Jefferson es objetor de conciencia y que por lo tanto debe ser desacuartelado.

Dentro de las recomendaciones internacionales, una de las más importantes es que el objetor de conciencia no puede ser obligado a portar y manipular armas o intendencia de tipo militar, cuestión que en este caso no se ha respetado, pues cuando Jefferson ha intentado entregar el fusil, la respuesta que recibe es que ellos no pueden recibírselo y que en caso de que él lo dejara por ahí, el arma podría perderse y el tendría que asumir las graves implicaciones que eso acarrearía. Por esta razón, propusimos hacer un acta de entrega del fusil y el uniforme, que firmaríamos como testigos un representante de ACOOC y una representante de FOR, pero el Coronel Zambrano y los militares presentes, se negaron a acoger dicha opción, argumentando que “hasta no recibir una certificación de Jefferson como objetor de conciencia, seguirá siendo tratado como un soldado, por eso debe conservar el arma, la intendencia y el uniforme”.

Por último, la postura de los militares presentes en la reunión, fue la de no darle ningún trato de objetor a Jefferson hasta que no llegue un documento oficial que lo certifique como tal, a su juicio las razones alegadas por Jefferson no lo hacen inmediatamente objetor, ya que las creencias religiosas y humanitarias que el manifiesta, según ellos también están presentes en otros integrantes del batallón, además, en palabras del Teniente William Ovaldo Romo, en una conversación que sostuvo con Jefferson le dijo: “Uno puede matar una persona, luego va a la iglesia, reza y pide perdón, y no pasó nada… la religión no es excusa para no prestar el servicio militar”.

Como ACOOC, a partir de este comunicado, queremos dejar clara nuestra preocupación por las condiciones bajo las cuales Jefferson está haciendo su ejercicio del derecho fundamental a objetar. Consideramos que la presión que recibe constantemente Jefferson (que se manifiesta en hechos como pararlo un día a las 3am, obligarlo a que se ponga el uniforme, sentarlo solo a él en un salón y explicarle porque debería desistir de su convicción, basándose en todas las ventajas que tiene ser un soldado) no le permite ejercer plenamente su derecho.

También consideramos que los efectivos que hablaron con nosotros, omiten todas las recomendaciones internacionales, al declarar que solo hasta cuando haya una “certificación oficial” le darán a Jefferson un trato de objetor de conciencia. La ausencia de una certificación o documento similar no es excusa para violar un derecho fundamental, ninguna de las otras formas de objeción de conciencia reconocidas en la constitución depende de un documento para ser respetada, es evidente el desconocimiento de la norma por parte de los militares y en consecuencia, la ausencia total de garantías para ejercer el derecho dentro de las instalaciones militares.

Instamos entonces, a las organizaciones de Derechos Humanos, a los medios de comunicación, y a las redes y plataformas sociales organizadas, a manifestar su apoyo a este joven, que decidió rehusarse a hacer parte de un espiral de violencia, en uno de los batallones más cuestionados del país.